VIDA DE PUEBLO


Crónicas de la vida y de la tierra

En Vida de Pueblo -y en particular en el periódico virtual CANTACLARO- vamos a publicar NOTICIAS y DOCUMENTOS, todos los materiales que nos lleguen y que tengan que ver con la vida actual en la provincia. Y al decir la vida nos referimos a los hechos y actuaciones de las autoridades y de los ciudadanos de pie, a la marcha de las instituciones y a los sucesos cotidianos que protagonizan los habitantes. Todo eso compone también la marcha esperanzada de un pueblo hacia su destino.

CANTACLARO estará a cargo de nuestro amigo Constante Vigil, uno de nuestros corresponsales en Celendín. Pero él no será nuestra única fuente, tenemos otros corresponsales. Y ojalá que otros celendinos, que muchos celendinos que se encuentran en la tierra, descubran su vocación, y su deber, de comunicación y contribuyan a darle utilidad y sentido a esta sección. Todo buen celendino que escriba correctamente puede ser corresponsal de Celendín Pueblo Mágico.

Al hacer esta invocación nos dirigimos en particular a los estudiantes, a la juventud, a los que abrazan sin problemas a la tradición y a las nuevas tecnologías, a los que utilizan Internet para cultivarse y no para perder tiempo y cerebro en la mediocridad, e incluso en la vulgaridad, del "chat" o de otros juegos electrónicos. Que todo joven celendino con vocación de escritor o de cronista aproveche nuestras páginas para iniciarse en la actividad.

Esto no excluye a todos los demás, por supuesto. Escribir correctamente es un arte celendino. Y de la información y la verdad nace una vida cívica saludable. Celendín Pueblo Mágico queda pues a la espera de que todos los paisanos contribuyan a la difusión, responsable y enriquecedora, de la vida celendina.

Para el título general de esta sección hemos tomado prestado el de Vida de Pueblo, ese maravilloso e inhallable libro de nuestro poeta Julio Garrido Malaver, libro que todo buen celendino -mejor dicho todo celendino culto- debería tener en su biblioteca, porque es un canto bello, hondo y sincero, a nuestra ciudad y a nuestra provincia. En sus páginas late no sólo la nostalgia por tiempos idos sino la convicción de que hemos heredado un pueblo singular, un paisaje privilegiado y, sobre todo, una cultura que debemos respetar y seguir cultivando.

Esta herencia conlleva una obligación: hacer con ella el futuro. Hacer de Celendín otra cosa que la provincia olvidada que ha sido hasta ahora. No olvidemos que la mejor prensa es la que nosotros mismos haremos para nosotros mismos. Se acabó el tiempo en que esperábamos que los demás se ocupen de Celendín.


Consulte nuestro Indice y Subíndices.
Para sus Comentarios use en el Indice la entrada CONTACTO.